Olatz Bals, 2016

Un día tuve la suerte de conocer una gran persona que me dio la oportunidad de realizar esta bonita experiencia con mucha ilusión, cada día me acuerdo de pequeños detalles que me hacen sacar una sonrisa. África, Ghana, capital Accra, en ella se encuentra una pequeña aldea llamada Sarpeh. Aquí transcurrió una de mis experiencias, aventura, etapa, mucho trabajo, diversión, personas nuevas, momentos únicos… que si no se viven, nunca se podrá saber cómo es realmente por mucho que se describa una se queda escasa con las palabras.

13419275_1229213167119138_8144495311068930859_n

Tras otras dos colaboraciones en años anteriores a esta, en Marruecos, decidí cambiar de destino, nunca te imaginas del todo lo que puedes llegar a encontrarte, pero siempre intento  buscar  las facilidades y recoger toda la información necesaria para que todo salga genial y de momento me ha ido muy bien. A parte del trabajo que realizo allí, me gusta conocer gente nueva, la cultura, y el país. No es fácil porque siempre tienes muchas dudas pero con valentía e interés (en otras) se puede conseguir, y lo gratificante y satisfactorio que es hacerlo, me hace sentirme diferente.

Mi idea era hacer actividades y manualidades ya que se me da bastante bien y a los niños les encanta, entre otras muchas cosas que teníamos que hacer diariamente fuera del colegio.

La asociación “Ghanas de vivir”, la cual trabaja día a día para sacar Liberty Schocol y el orfanato adelante, nos informa de unas ciertas tareas a realizar junto con la gran familia del orfanato, las tareas consistían en el aseo diario de los más pequeños de la casa, aunque debo decir que eran bastante independientes y ayudarles en los trabajos del hogar, entre otras. Siempre con la colaboración de todos como equipo.

13415380_1226527447387710_5220580272281377845_oDespués de hacer  las tareas y dejar todo zanjado, cada mañana ordenaba  mi material e iba camino al colegio, era un poco difícil organizar la actividad, ya que había cosas que pasaban sobre la marcha. Pero bueno sin darle importancia, intente hacerlo lo mejor posible y gracias a los compañeros y profesores que desde el primer día me acogieron de maravilla, pudimos sacar el proyecto adelante y trabajar pasando muy buenos momentos todos juntos.

Los niños participaban con mucha ilusión y eso era de agradecer, no era fácil la verdad pero con paciencia y ganas todo salió mejor de lo que me esperaba.

En nuestro tiempo libre aprovechábamos para ir a por agua, jugar con los niños, dormir, desconectar o conocer la zona.13391493_1226527510721037_8076605815053366227_o

También salimos fuera de la aldea a una ciudad llamada Kumasi, allí encontrabas de todo, y siempre había algo que te sorprendía, muy divertido. Otro día fuimos a un precioso lago, allí disfrutamos y nos relajamos mucho.

El último fin de semana fuimos a la costa “Cape Coast”, un sitio estupendo con vistas espectaculares, allí conocí la jungla fue una de las cosas que más me sorprendieron de aquella zona.

Muchas personas me preguntan “¿qué tal la experiencia?”, mi respuesta en una palabra es “gratificante” muchas veces no sé cómo explicar las emociones, sensaciones o situaciones que se crean al estar allí, todo lo que aprendes y aprenden de ti! ¡Cualquier gesto pequeño que hagas da igual el lugar, siempre va ser un bien para ti!

Quería aprovechar y dar las gracias a todas las personas que hicisteis y hacéis que el orfanato se esté construyendo y mejorando de buena manera, con la donaciones  y dar una mejora a la vida de esos niñ@s.

Si queréis participar o informaros sobre futuros proyectos poneros en contacto con “Ghanas de vivir” y si queréis me preguntáis y os pongo en contacto

¡¡Un saludo y gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.