Liberty School

¿Cómo es esta escuela?

En una iglesia a medio construir donde sólo hay una estructura de bloques de hormigón bajo un techo cubierto provisionalmente con unas placas de uralita. Cada día los niños montan y desmontan sus aulas improvisadas.

img_3504-1 img_6687img_2879

Para los más pequeños una alfombra en el suelo donde se mezclan cabecitas y piernas, granos de arroz, risas y llantos.

img_5888

Para los más mayores unos pupitres desgastados, cajones vacíos de material, pizarras donde un trocito de tiza es un gran tesoro, pero caras sonrientes, niños ansiosos por aprender.

14358707_1325760310797756_1487864936710133014_n p1090837-1

Grandes ventanales, ausencia de cristales, corrientes de aire, un cubo de agua con tres vasos dentro con los que los niños beben y lo vuelven a dejar. El agua cuesta llevarla hasta la escuela, cada gota es muy valiosa.

Ningún color en las paredes, ningún tipo de material didáctico, nada para manipular, ni música para escuchar, ni juguetes para poder soñar y crear, nada por sentir, nada por vibrar.

Ausencia de calidez, amenazados por la vara que ningún profesor suelta de sus manos, los más pequeños están quietos, apáticos…. ¿será por miedo o por falta de estimulación? Lo que vimos fueron unos niños sentados solo recitando unas frases monótonas que la maestra va dictando a golpe de vara.

img_6033-1

Aún así nunca habíamos sentido tanto amor y tanta gratitud, tanta sencillez, tanta ingenuidad y madurez a la vez. Cada mañana y cada tarde al entrar y salir del colegio, pequeños y mayores se unen en una plegaria intensa que pone la carne de gallina.

14686118_791972090905988_858024680_n

Al mediodía, un plato de arroz esperado con anhelo que mami prepara con todo su amor y cariño. Un rezo para agradecer esta sencilla comida los une y les da fuerza.

img_2523 img_3799 p1090587

Después toca lavar los platos, que se han reutilizado dos o tres veces para ahorrar agua y trabajo, mientras, los más pequeños, duermen la siesta en el suelo o en las mismas mesas.

14643195_791972160905981_1892688374_n

 

¿Qué estamos haciendo ahora?

Gracias a Maggy, Joas y Lucia, tres voluntarios alemanes que estuvieron viviendo con la familia durante un año, se consiguió el dinero para comenzar con la construcción de un nuevo colegio en un terreno que una voluntaria holandesa había comprado. Como veis, es todo una cadena en el que cada uno vamos aportando un poquito para, al final, conseguir algo grande. Por ello, este año se ha iniciado ya la construcción para el colegio y esperamos que muy pronto pueda acoger a todos/as los/as niños/as de Liberty School.

13392270_1223619427678512_7895632017321871946_o