Esther San José, 2016

“Lo mejor de estos viajes siempre digo que es desaprender lo conocido y aprender de ellos, de los más peques.
Mucha gente allí cree que no hay intercambio, que vas, enseñas y transmites todo lo que puedes y te vuelves, ni por asomo se dan cuenta de lo que te enseñan ellos a ti, ni del cambio que motivan en tu mentalidad. Eso sí, solo será posible ese intercambio si vas con todo lo que tienes para ofrecer de ti, si intentas ser uno más, si no te ven como el europeo de turno que marca una diferencia entre él y ellos.. Cuando empiezas a ganarte la confianza de los más pequeños es increíble, y el aprendizaje interior mucho mayor, dejas de ser un extraño y les conoces cada día un poco más, para no dejar de sorprenderte y maravillarte de las lecciones tan grandes que te dan sin ser conscientes.
Es una experiencia única y en cada lugar distinta, siempre a mejor.”

14625235_788802841222913_1667650182_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.